JoomBall - Cookies

Rehabilitaciones Integrales

Más de 7.000 viviendas rehabilitadas

La rehabilitación es hoy en día la mejor alternativa para edificios con problemas o desactualizados

Entendemos por rehabilitación integral todas las actuaciones constructivas necesarias para resolver los problemas de una edificación y para actualizarla en la mayor medida posible. Esta actualización pretende adecuar las características del edificio a las exigencias actuales y al cumplimiento de la normativa técnica.

En el momento actual se hace especial énfasis en la eliminación de barreras arquitectónicas y en conseguir una mayor eficiencia energética.

Se trata por tanto de diseñar una actuación con objetivos precisos y en desarrollar las actuaciones con los materiales, técnicas y procedimientos que ofrezcan un mejor resultado. Hay que añadir que los parámetros económicos son determinantes y que ni decir tiene que la adecuación al entorno, los criterios arquitectónicos y los deseos y necesidades de la población que habita en ellos son elementos esenciales en la toma de decisiones.

Los objetivos generales de ese tipo acciones siguen un protocolo desarrollado durante nuestra experiencia profesional. Se fija como primer lugar garantizar la seguridad y estabilidad del edificio, en segundo lugar la estanqueidad e impermeabilización tanto en el contacto con el terreno como en la envolvente del edificio, en tercer lugar la actualización de las instalaciones, con la incorporación de las nueva tecnologías y en todos los casos de acuerdo al CTE. También se contempla la adecuación funcional especialmente la accesibilidad. Por último se establece como objetivo la durabilidad y el bajo mantenimiento de las soluciones adoptadas.

Los objetivos específicos de especial relevancia se refieren a la accesibilidad y a la eficiencia energética. En su estado inicial muchos edificios carecen de accesos a pie de calle y ni cuentan con ascensor, en nuestras actuaciones remodelamos los accesos y en caso necesario cambiamos el trazado de la escaleras para poder instalar ascensores con acceso directo a las entradas de las viviendas. En muchos casos estas actuaciones se llevan a cabo sin necesidad de desalojar los edificios.

En cuanto a la eficiencia energética se actúa sobre toda la envolvente del edificio, aislando el forjado de planta baja, las fachadas con revestimiento continuo que evita los puentes térmicos, doblado de las carpinterías exteriores para conseguir aislamiento y hermeticidad, cerramiento de las terrazas originales y aislamiento y ventilación de la cubierta. Además se dota a los edificios de parasoles en las zonas mas soleadas.

Los resultados finales quedan reflejados en las calificaciones energéticas que pasan de unas emisiones globales que lo califican como "F" a calificación "C" después de las obras, suponiendo un ahorro del 70%.